Relleno sanitario de Progreso sin fecha de saneamiento.

Progreso, Yucatán a 30 de mayo. Relleno sanitario de Progreso, continúa siendo una bomba de tiempo ambiental para la región, ante el abandono que sufre, sin que existan acciones concretas para regularlo, aun cuando se ha anunciado que se llevarán a cabo medidas de saneamiento del lugar.

Progreso lucha contra el desperdicio de basura al interior del puerto y áreas ecológicas, pero aún no pone orden a uno de las mayores amenazas ecológicas de su zona, siendo este el relleno sanitario ubicado unos kilómetros dentro del monte a un costado de Paraíso, por lo que dicho espacio continua sin cambios mayores, al ser abandonado desde hace ya varios meses.

Históricamente el sitio cuenta con múltiples denuncias realizadas por autoridades federales en torno al relleno sanitario, ante el riesgo que este significa, el impacto ambiental que genera con la emisión de contaminantes que libera a la atmosfera y el humo que emite al estar siempre encendido, sin embargo el tema permanece desde hace años en el olvido, ya que ni el ayuntamiento de Progreso, en ninguna de sus administraciones, ha podido realizar acción alguna para intentar solucionar el problema, ni las autoridades de protección ambiental han ejecutado sanciones que obliguen al municipio a buscar alguna forma de remediar el asunto.

Tras el último mandato a cargo de José Cortés como alcalde, el tema permaneció dentro de los principales problemas de la comunidad, debido a la grave situación que se vivió en el puerto en tres años, donde la basura se apoderó de buena parte del municipio, por lo que al ingreso de la administración blanquiazul encabezada por Julián Zacarías se ejecutaron acciones para contrarrestar el tema de la basura, se cerró el depósito final y los desperdicios municipales fueron encaminados hacia la ciudad de Mérida.

Ante esto el relleno sanitario sufre de abandono por parte de toda autoridad en sus instalaciones, convirtiéndose en un tiradero desregularizado de basura, puesto que ni los recolectores, ni el ayuntamiento tienen presencia de personal en el sitio, haciendo que el sitio permanezca aislado, sin que se tomen acciones que logren darle una solución y permitiendo que los contaminantes continúen distribuyéndose a la atmosfera sin mayor problema.

Sin este control el sitio se ha convertido en una bomba de tiempo ambiental, ya que los fuertes vientos presentes en la región, el fuego siempre presente en el lugar y la falta de vigilancia, se convierten en factores que pueden provocar el comienzo de algún incendio, además de los miles de centímetros cúbicos de contaminantes que se arrojan al medioambiente procedentes de este lugar, los cuales salen en forma de gases y también se filtran al subsuelo.

Por su parte el gobierno del estado anunció hace algunos días que el sitio sería saneado en breve, sin embargo, no se dieron mayores detalles de dichos trabajos, por lo que el municipio de Progreso, continúa padeciendo de esta situación, tanto al no tener un deposito final adecuado, como al tener uno con características que lo hace sumamente peligroso y dañino.

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.