Fracasa “Perrera municipal”.

Progreso, Yucatán a 04 de noviembre. Perrera municipal de Progreso no arroja resultados, luego de varios meses de operación, debido a que en todo Progreso el índice de fauna nociva ha incrementado considerablemente, sin que se lleven a cabo labores que impacten a esta situación.

Tras un gasto de 700 mil pesos para la construcción de un edificio de dos plantas, que cuenta con sala de recibimiento, sala de espera, peluquería, sala de cuarentena, consultorio, prequirófano, quirófano, oficinas y una sala multifuncional, destinadas a fungir como perrera municipal y área de resguardo para animales callejeros con lo que se disminuirían los niveles de fauna nociva en el municipio, hasta el momento no se registran resultados de dicha inversión.

Luego de su inauguración en el mes de marzo, el centro de atención canina y felina, abrió sus puertas ofreciendo servicios de esterilización, resguardo de animales de la calle, y destino final para estos, entre otros servicios, sin embargo la falta de confianza de la población respecto de las cirugías, así como la nula actividad de la dependencia involucrada en promover el cuidado de las mascotas e impactar en la población de fauna nociva del municipio han hecho que el edificio se encuentre en el olvido y sin mayor aportación, siendo considerado por la población como un lugar inútil y sin sentido.

De acuerdo con personas dedicadas a la protección de los animales, el centro de atención, tenía un enorme potencial ya que de ser adecuadamente administrado y empleado, podría significar un punto de lucha constante y permanente en el puerto, para reducir los índices de perros y gatos callejeros, esto a través de la enseñanza a dueños de mascotas de los beneficios de la esterilización, la realización y apoyo a campañas masivas de que busquen atacar el problema, al mismo tiempo que sea un espacio que promueva el rescate de callejeros y busque su adopción como un mecanismo de segunda oportunidad para estos animales.

Ante esta situación el aislamiento de la actual administración municipal respecto de los grupos de protección animal ha sido un factor determinante en el fracaso del espacio, el cual en vez de sumarse a los esfuerzos que por años se han realizado en torno al tema por parte de agrupaciones civiles, quiso suplantar dichas acciones, generando un ambiente de rechazo por parte de la población.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.