Sufren por emplacar a último momento.

Progreso, Yucatán a 30 de septiembre. Con filas de hasta 17 horas de espera, pobladores de Progreso y sus comisarías llevaron a cabo sus trámites de canje de placas, en el último día del decreto de condonación de deudas.

En esta última semana del periodo de condonación de deudas viales a vehículos, de acuerdo con el decreto del Gobernador del estado a principios de año, el módulo móvil del puerto de Progreso sufrió un aumento exacerbado de personas buscando regularizar sus vehículos primordialmente motocicletas, viviendo periodos de espera de hasta 17 horas para ser atendidos y poder recibir el servicio.

Según dieron a conocer encargados del módulo, este sábado fue el último día de la condonación de la deuda, sin embargo, el módulo de emplacamiento continuará en el municipio hasta finales del mes de diciembre, con el objetivo que los dueños de vehículos de la zona terminen sus trámites y regulen sus unidades, pero sin contar con el beneficio de eliminación de multas y adeudos como se estuvo realizando hasta este ultimo día del mes de septiembre.

Mientras tanto durante la última semana, las largas filas han sido causas de enojo, desesperación y frustración de los cientos de habitantes de Progreso y sus alrededores que esperaron hasta último minuto para recordar que debían llevar  acabo dichos tramites, debido a ello se han presentado, de acuerdo con personal encargado de los tramites, conatos de bronca por personas que se meten a las filas intentando evitar esperar demasiado, dichos enfrentamientos afortunadamente no han subido de tono, sin embargo unidades policiacas vigilan el lugar a fin de evitar sobre saltos.

En las colas los acalorados solicitantes, pidieron una nueva prorrogar por parte del gobierno estatal, ampliaciones en los horarios de atención, mayor agilidad en los tramites y demás solicitudes.

Desafortunadamente una significativa parte de los casos atendidos en este módulo, tienden a ser rechazados por faltantes en documentación, primordialmente en trámites relacionados con emplacamientos de motocicletas, ya que muchas de las unidades de este tipo que circulan por el puerto presentan irregularidades en su adquisición, pudiendo en algún momento haber sido sustraídas de su dueño original, llevándose a cabos tratos de compraventa con papeles apócrifos.