Pesca furtiva se reactiva en Yucatán.

Progreso, Yucatán a 09 de junio. Denuncian reactivación de la actividad furtiva en aguas del estado, debido a los primeros avistamientos de pescadores dedicados a la captura de especies en veda detectados por hombres de mar durante sus actividades.

Con la cercanía de la reactivación económica con la denominada “Nueva Normalidad”, el sector pesquero espera poder regresar poco a poco a su ritmo habitual, y como desde hace ya cerca de dos meses con la activación de la pesquería del mero, un número importante de embarcaciones rivereñas y de viaje han salido al mar, siendo que, en los últimos días, comenzaron a reportar avistamientos de embarcaciones presuntamente realizando actividades ilícitas de pesca furtiva.

Los pescadores que han reportado avistamientos, señalaron que las embarcaciones que han observado en altamar, presuntamente llevando a cabo actividades de este tipo, se encuentran ancladas con una persona operando equipos de bombeo de aire a un buzo dentro del agua, de igual forma, ya en tierra de han comenzado a activar sitios dedicados a la compra de especies marinas tradicionales y especies en veda, lo que significaría la reactivación de esta actividad en las costas del estado.

Cabe señalar que con el cierre de los mercados internacional por la pandemia del Covid-19, los principales puntos de venta de especies prohibidas se vinieron abajo, afectando al mercado negro local e internacional, lo que generó que diversos grupos dedicados a esta actividad cesaran sus labores, sin embargo, la aparente apertura paulatina de los mercados a nivel global, vendrían provocar nuevamente que este tipo de prácticas ilícitas vuelvan a funcionar.

Como en los últimos años, la actividad ilegal de pesca furtiva en el estado se concentraría en especies tales como el caracol blanco, el pepino de mar, así como el pulpo y en menor medida a la langosta, todos ellos a través de actividades de sumersión, donde buzos locales bajan a las profundidades del mar en búsqueda de las anteriores especies logrando su captura rápida en el caso de especies lenta so sin movimiento como el caracol y pepino, o en su caso usando algún tipo de químico que además provoca más daños a la naturaleza en el caso del pulpo.

Los pescadores rivereños y viajeros indicaron la necesidad de que las autoridades tomen cartas en el asunto y se comience de una vez a vigilar e investigar este tipo de actividades, ya que como cada año, esta situación representa daños irreparables a las diversas especies de la biomasa del ecosistema acuático de la región, la cual ya se encuentra extremadamente dañada.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.