Denuncian levantón por policías estatales.

Progreso, Yucatán a 12 de noviembre. Denuncian levantón por elementos de la Policía Estatal en el puerto de Progreso, en donde además de golpes, se presentaron lesiones con arma blanca y disparos por parte de los elementos policiacos hacia los detenidos.

Luego de que el pasado lunes por la noche, Mario Israel Ventura Chay, Miguel Ángel Silveira Meraz y Heber Jesús Torres Pérez  salieran de un bar tras haber ingerido bebidas alcohólicas y estuvieran transitando sobre el libramiento sur de este puerto, fueron intempestiva y sospechosamente detenidos por tres patrullas de la Policía Estatal, quienes en una maniobra sorpresiva le cerraron el ca mino a la unidad, ordenando a sus ocupantes bajarse del vehículo alegando una revisión de rutina, en dicha orden al estar bajando de la unidad dos de los ocupantes antes mencionados, fueron atacados por los oficiales al dar un paso fuera de la unidad, mientras que el último fue sacado arrastrado del vehículo por los policías.

Ante estas agresiones, Mario Israel Ventura Chay en su desesperación por los golpes consiguió escaparse de sus captores, en tanto que el comandante de los uniformados ordenó a uno de sus elementos disparar a las piernas del detenido, el cual fue herido con bala de sal, provocándole una fuerte herida en la pierna derecha, acto seguido en el suelo los tres hombres fueron salvajemente golpeados y posteriormente arrojados a la patrulla, en un claro acto de abuso de autoridad, un sujeto más que pasaba por el sitio y quien reconoció a los tres hombres bajo de su vehículo para preguntar si estaba todo bien y del mismo modo fue atacado por los oficiales para evitar que hubieran testigos de los hechos.

Levantados sin mayor cargo que manejar en estado de ebriedad, los ahora cuatro sujetos, fueron llevados a la base “pescador”, según comentaron en entrevista, en donde por más de dos horas y media fueron torturados a golpes, escupitajos y demás actos, despojados de sus pertenecías, así como de la suma de 10 mil pesos en efectivo producto de su trabajo en la pesca.

Tras la tortura, golpeados y sangrando fueron llevados a la comandancia, donde fueron acusados de manejar en exceso de velocidad, en estado de ebriedad, portando droga y trasladando pepino de mar, para luego ser consignados a la PGR cerca de 5 horas después de su detención, en las oficinas de la PGR, y en las condiciones en las que se encontraban, así como diversos factores que no concordaban con la declaratoria de los elementos policiacos, los tres sujetos fueron puestos en libertad, al demostrarse que no habían incurrido en delito alguno que ameritara dicha tortura.

De acuerdo con los afectados tras esta situación piden justicia, que los policías involucrados sean castigados, y debido a ello han interpuesto una denuncia ante el ministerio público y ante derechos humanos, asegurando que llevaran la situación hasta las últimas consecuencias, ya que el grado de agresión del que fueron víctima no se lo desean a nadie más.

Este tipo de casos ha venido ocurriendo en el puerto desde hace ya varios meses en donde tanto la policía municipal como la estatal, han presentado abuso de fuerza en detenciones, plantando droga y acusando a personas con mentiras, únicamente para tener pretexto de poder detenerlas, y despojarlos de sus pertenecías, usando la violencia como medio de coacción para evitar que estas denuncien.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.