Se coloca “El Corchito” como fuerte atractivo de Progreso.

Progreso, Yucatán a 11 de enero. Albergando una infinidad de especies silvestres, que entran en contacto directo con los visitantes, “El corchito” de Progreso, es actualmente un punto turístico esencial para dicho municipio, al recibir a miles de visitantes durante las temporadas vacacionales y ciento más el resto del año.

Enmarcado en un parador turístico de reciente construcción, el parador ecoturístico “El corchito” actualmente administrado por CULTUR, se ha convertido rápidamente en un sitio a visitar durante la estancia del turismo en Progreso, siendo frecuentado por personas locales, así como provenientes de diversos estados del país y del extranjero, mismos que al llegar quedan sorprendidos por la recepción del sitio y maravillados al ingresar a la reserva.

Tras comprar sus accesos al sitio, con entradas todos los días salvo los martes, los visitantes ingresan al espacio ecoturístico a través de botes a motor diseñados para el traslado de los mismos y operados por los “guardaparques” del lugar, siendo estos los originales fundadores del sitio y que por tanto conocen a la perfección cada espacio del mismo.

En su entrada el turismo es recibido por el canto de los pájaros, la mirada acechadora de mapaches (kulú) y coatis (pizot), desembarcando en un espacio rellenado del lugar con material de construcción, rodeado con estacas de madera para conservar el entorno ecológico a fin de comenzar a sentirse en el ambiente natural, en donde se puede observar de primera mano los tipos de mangle presentes en la zona, blanco, rojo y negro, así como los primeros ojos de agua “helechos” y “corchito” situados a la derecha e izquierda respectivamente.

Con caminos bien sedimentados y seguros, elevados unos centímetros por arriba del nivel del agua en el sitio, es posible internarse en un sendero hacía la derecha del lugar que lleva hacía el cenote “venados”, mientras que caminando al sur se localiza el más prominente cuerpo de agua del lugar el cual ha sido llamado “venados” todos ellos actualmente contando con agua plenamente cristalinas gracias a las situaciones climáticas benéficas para el lugar en los últimos días.

Actualmente el espacio es visitado por turismo local, nacional e internacional todos los días, formando parte del recorrido de diversos tours ofrecidos por negocios de la localidad y de la capital del estado, tiene una capacidad máxima de 1200 personas al mismo tiempo en el interior del recinto, por lo que en días feriados o temporadas vacacionales se restringe el acceso a fin de no sobrepasar dicho límite, reabriéndose la venta de entradas tras la salida de personas, esto con la idea de no impactar en abuso del sitio y mantener al mínimo los daños al ecosistema y sus habitantes.

De acuerdo con los encargados del lugar, las condiciones de las aguas del sitio dependen directamente del clima, por lo que existen temporadas en donde los cuerpos de agua, primordialmente “pajaros” presenta coloraciones diferentes que pudieran considerarse como suciedad, pero que son únicamente el resultado de los propios efectos del clima.

Uno de los factores considerados de mayor impacto negativo a este lugar y que pone en riesgo tanto las especies de fauna como de flora, es la contaminación proveniente primordialmente del arrojo de basura a los sitios de ciénaga, ya que muchos de estos desechos terminan alojándose dentro o en las cercanías del lugar, afectando directamente a los animales que habitan los alrededores del sitio a las plantas que ahí se localizan.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.