Piden empresarios respeto a la veda del mero.

Progreso, Yucatán a 11 de febrero. Empresarios pesqueros y comerciantes piden respeto a la veda del mero, e invitan a todo el sector pesquero a abstenerse de capturar, comprar, comercializar y consumir las especies en veda.

Empresarios pesqueros claman por el respeto al tiempo de veda del mero, señalando que, de no acatar las reglas de prohibición, la especie día a día corre cada vez más peligro de entrar en una etapa crítica, en donde la veda podría considerarse a tomar por más meses, años e incluso ingresar a veda permanente a fin de evitar la extinción de la especie.

Según indicaron, en la actualidad la reducción en los volúmenes finales de pesca se ha notado una disminución latente del mero, en donde de acuerdo con datos de la Carta Nacional Pesquera (CNP) 2018, entre 1970 y 1986 la producción de este tipo de escama oscilaba en las 13 mil 900 toneladas, pasando de 1987 al 2004 a reducirse a 10 mil, mientras que entre 2005 y 2014 pasó a ser a solo 7 mil 800 toneladas anuales, lo que marca un claro decrecimiento del volumen de captura, que se espera continúe bajando conforme pasan los años, si no se toman medidas urgentes para revertir dicha situación.

Entre las medidas existentes en la actualidad para proteger la principal especie pesquera en Yucatán se encuentra el establecimiento de las tallas y medidas mínimas del producto, el cual no debe estar por debajo de los 36.3 cm o 600g de peso, así mismo se establece una veda hasta hace unos años de dos meses, abarcando del 1 de febrero al 31 de marzo, periodo en el que, según los estudios del mero, los ejemplares entran al periodo de reproducción y cuidado de sus huevecillos.

Por su parte el sector industrial y buena parte de pescadores, señalan que también es necesario un nuevo ordenamiento pesquero, que saque de circulación embarcaciones antiguas, distribuya de mejor manera los permisos de pesca y evite la sobre explotación de los mares, limitando al sector pesquero y por ende beneficiando a que las especies puedan tener un periodo de vida más prolongado para recuperar la biomasa.

Los pescadores señalaron, que actualmente la captura del mero se ha vuelto muy difícil, debido a que para poder tener capturas que permitan recuperar la inversión por cada salida, las naves tienen que alejarse cada vez más de la costa, teniendo la captura de especímenes de cada vez menor tamaño, lo que significa mayores gastos, ante una disminución considerable de ingresos, ya que la talla del pescado influye de forma dramática en su valor monetario, es decir no es lo mismo traer 20 kilos de mero grande valuado hasta en $250 pesos por kilo, a traer 20 kilos de pescado chico, valuado hasta en $70 pesos por kilo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.