Piden apertura de pesquerías de caracol y pepino.

Progreso, Yucatán a 12 de enero. Sector pesquero pedirá continuará con los trámites para la apertura de las pesquerías de Pepino de Mar y caracol blanco en el estado ante la contingencia por el Covid-19 y las graves afectaciones que se han vivido, al mismo tiempo que lucharán para fortalecer y promover la pesca de fomento para futuras pesquerías nuevas.

De acuerdo con el sector pesquero del estado, las condiciones dejadas por el actual 2020 a causa de la contingencia sanitaria por el Covid-19 a nivel global, impactaron de forma directa en la economía de su actividad, tanto por el cierre de mercados, como por los precios en que sus productos acabaron comercializándose, situación que provocó pérdidas millonarias en toda la costa yucateca, la cual se verá aún más cruda en este primer trimestre del 2021 con el inicio de la temporada de vedas.

Ante esto de acuerdo con la señora Ana María Frías Castillo, dirigente de cooperativas de Progreso, es necesaria la apertura de nuevas pesquerías en el estado, que logren ayudar a las actuales temporadas de mero y pulpo, para que estas dos últimas puedan irse recuperando poco a poco, debido a ello señaló que se el sector buscará darle un amplio impulso a las pesquerías de fomento, preámbulo para la realización de estudios de la biomasa de ciertas especies explotables como lo son la mantarraya, la aleta amarilla y el pez león.

Por su parte el dirigente de la CANAINPESCA, Enrique Sánchez, señaló que actualmente el sector ya ha presentado a las autoridades de pesca, la solicitud para la apertura de las pesquerías de pepino de mar y caracol blanco, con el objetivo de buscar que estas puedan darle un respiro al sector pesquero, ya que según señaló, los dos años de veda del pepino y las tres décadas de veda del caracol, dan pie a que se puedan llevar a cabo los estudios pertinentes y en dos meses poder determinar si estas pesquerías pueden ser explotables, debido a la emergencia que vive el sector social de la actividad, que desde hace más de un año no han podido tener una pesquería decente en todo el estado.

Por su parte los pescadores de la costa de Progreso y sus comisarías, recordaron que por desgracia la pesca del mero y pulpo del 2019, fue bastante mala en términos de captura, por lo que al entrar al año 2020 venían de un fuerte golpe económico, ingresando al periodo de vedas del año pasado muy justos para poder cumplirla, siendo en marzo en medio de la prohibición del mero, el pulpo y la langosta, el país ingresó a la pandemia del Covid-19, provocando que tras la apertura del mero, los precios de este fueran muy bajos y con el ingreso del pulpo la situación no mejoró, de esta manera llevan más de un año batallando para poder tener ingresos mínimos, al menos para la manutención de sus hogares.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.