Pandemia por el Covid-19 afectará la pesca.

Progreso, Yucatán a 20 de marzo. Cierre de mercados internacionales afectará de forma directa al sector pesquero, anunciándose la recesión de los viajes de pesca en búsqueda del mero, de la mayor parte de la flota pesquera.

El Presidente de Armadores de Yucatán, Manuel Sánchez Gonzales, señaló que, como consecuencia del cierre de los principales puntos de exportación de pescado y marisco a nivel internacional, el sector pesquero de Yucatán está actualmente sufriendo un grave problema económico desde la base, siendo los más afectados los pescadores, pero con repercusiones que abarcan a todos los que trabajan y dependen de esta actividad.

Sánchez Gonzales recordó que la flota pesquera de Yucatán es considerada la más grande de todo el atlántico con más de 600 embarcaciones, 50 plantas procesadoras, más de 15 mil pescadores, que significarían pérdidas de más de 500 millones de pesos en los últimos dos meses, y en temas de exportaciones las pérdidas podrían cuantificarse en más de 4 mil millones de pesos, siendo una de las principales fuentes de empleo en el estado.

Por su parte la delegación de la Cámara Nacional de la Industria Pesquera y Acuícola (CANAINPESCA), que preside Enrique Salvador Sánchez Sánchez, señaló que el mercado internacional se cayó desde la semana pasada, por lo que hasta el momento se ha tomado la decisión de parte del sector industrial de detener al menos 15 días más las embarcaciones para tener una certidumbre del mercado, principalmente en función de las condiciones en el mercado norteamericano, al ser el consumidor del 85% de las exportaciones del estado en materia de pesca, pero también a la espera de que el mercado europeo y chino puedan estar en mejores condiciones.

El titular de los armadores de Yucatán, señaló que sería difícil determinar un tiempo establecido para cuidar la salida de embarcaciones, pero comentó que se hará una revisión semanal de las condiciones para poder saber cuándo arrancar nuevamente con la actividad, así mismo explicó que esta medida de retención de barcos no aplica de forma restrictiva, ya que la veda se abre a partir del 1 de abril, de tal suerte que si habrán naves saliendo a partir de dicha fecha, ya que no todos los armadores han acatado la recomendación, pero esta cifra no será similar a la de años anteriores, por lo que la derrama y el impacto económico de la apertura de la veda se vería ampliamente limitado.

Los empresarios pesqueros calificaron la actual condición en temas económicos en general, en un ambiente de incertidumbre, un periodo difícil y complicado, por lo que invitaron a tener cautela para evitar la mayor cantidad de perdidas, y que, al concluirse y superar esta complicada situación, las actividades económicas puedan recuperarse satisfactoriamente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.