“Ley Seca” tierra fértil para clandestinos en Progreso.

Progreso, Yucatán a 22 de abril. Sitios clandestinos de bebidas alcohólicas resurgen con fuerza tras algunos días de la restauración de la “Ley Seca” en el estado, tras el anuncio del gobierno del estado el pasado 14 de julio.

Debido a la “Ley seca” reinstalada en Yucatán el pasado 14 de julio, la venta de bebidas alcohólicas continúa llevándose a cabo a través de punto clandestinos de venta a lo largo y ancho de diversos puntos de Yucatán, siendo un Progreso uno de los sitios con alto índice de incidencia de esta situación a causa de la presencia de visitantes en medio de los meses de julio y agosto, tradicionalmente considerados de periodo vacacional, de esta manera estos sitios han incrementado no solo en actividad, sino también en número.

De acuerdo con dueños de expendios de bebidas embriagantes y bares, la existencia de clandestinos, siempre ha sido problema para el puerto de Progreso, sin embargo, ahora más que nunca les parece inaguantable esta situación, indicando que ellos han seguido con los lineamientos estipulados por la autoridad, así que piden mano dura contra estas personas, las cuales continúan ofreciendo sus productos en medio de la contingencia y que por tanto violan descaradamente la medida.

Según comentaron los dueños de bebidas embriagantes que desde que dejaron de laborar y tras agotarse las reservas que varios lograron acaparar en lo últimos días de venta legal de alcohol, los clandestinos incrementaron al menos en 70%, cifra por encima incluso de los puntos que se conocían durante la primera aplicación de la medidas en los meses de abril, mayo y junio, mientras que sus ventas se dispararon en un 100% al no tener la competencia de los establecimientos formales, así mismo sus horarios de atención, de acuerdo a la información que tienen pasó de solo operar en horarios nocturnos y durante las madrugadas a laborar 24/7.

En el puerto de Progreso la “Ley Seca” establecida desde el día 14 de julio afectó de forma oficial a un total de 347 establecimientos en la cabecera municipal y las comisarías, de los cuales 75 pertenecían al giro de autoservicio, 106 a expendios, 16 licorerías y 150 restaurantes, generando con ello la falta de ventas de varias centenas de miles de pesos para estos lugares a lo largo de este periodo.

Para finalizar los dueños de los negocios afectados, pidieron a la autoridad municipal, aplicar mano dura contra los clandestinos en el municipio, a fin de buscar que esta medida que a ellos les está costando mucho, realmente funcione y se evite la venta de esta clase de productos en el puerto de forma efectiva a lo largo de la contingencia sanitaria, ya que además señalaron que el producto se comercializa en precios abusivos, los cuales desgraciadamente la gente está más que dispuesta a pagar.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.