Finaliza la “pulpeada”.

Progreso, Yucatán a 16 de diciembre. Concluye la temporada de captura del pulpo en el estado este pasado domingo, y pescadores de la costa yucateca regresan a la captura de especies de escama, donde el mero desde hace mucho dejó de ser esperanza para los hombres de mar.

Esta domingo 15 de diciembre se dio por terminado el periodo de captura de pulpo del 2019, mismo que dejó un sabor amargo en la boca de pescadores rivereños, agridulces en los pescadores de embarcaciones viajeras y de vuelta la normalidad para el sector industrial, debido a que los niveles de captura inferiores, por mucho, a los registrados el año pasado,, junto con los bajísimos precios que nunca lograron rebasar el límite de los $100 pesos, provocó que la pesquería no fuera tan fuerte como en ediciones pasadas.

De acuerdo con los hombres de mar la conclusión de la pesquería se adelantó para el sector rivereño desde hace ya varios días, incluso semanas, mientras que los barcos pesqueros, continuaron hasta este lunes llegando a las costas del estado, cargados del producto que lograron obtener hasta el último día de la pesquería y con el que cerrarían los inventarios de las congeladoras.

Por su parte diversos empresarios pesqueros del puerto, coincidieron en que este si bien no fue un año brillante como el anterior, mantuvo un margen de captura bastante significativo, con derrama económica importante, lo que la continúa manteniendo en la pesquería más redituable de la costa yucateca, por encima del mero y la langosta; sin embargo, reconocieron que los problemas con el mercado nacional e internacional respecto de la demanda afectaron de buena manera los precios y debido a ello la situación fue apenas rescatable.

Tras el cierre de la captura del pulpo, el mero queda como la especie que abanderará el cierre de este 2019 y con el cual se abrirá el 2020, trayendo consigo un panorama poco alentador, ya que, según los empresarios, el precio de este se encuentra por los cielos, pero por desgracia, así como en los últimos años, sus niveles de captura son muy bajos, por lo que no esperan tener grandes ganancias de esta especie.

Con este panorama poco alentador en este fin de año para el pescador y con un inicio de año igual de complicado, los hombres de mar señalaron que será difícil poder aguantar y sortear las dificultades que traerá consigo el inicio de la veda del mero, el cual daría comienzo en el primer día de febrero.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.