Cierre del malecón genera reacciones positivas y negativas.

Progreso, Yucatán a 23 de marzo. Restricciones en los accesos del malecón de Progreso permitieron una reducción importante en la cantidad de paseantes en el lugar, pero también significaron un fuerte golpe a la economía de restaurantes y negocios del sitio.

Las medidas sanitarias tomadas en Progreso a causa del Covid-19 fueron bien recibidas por la población, y repudiadas por empleados de las zonas turísticas y otros giros de negocio del lugar, debido al impacto económico que vino con ellas, primeramente, el cierre de diversos tipos de establecimientos, y posteriormente el cierre este domingo de los accesos de playa al malecón del puerto, para evitar el ingreso de automóviles, fueron dos de los golpes más importantes para cuidar que no se generaran concentraciones masivas en el municipio.

Esta última medida generó que el malecón a lo largo de todo un domingo de cuaresma luciera prácticamente desierto, únicamente con la presencia de algunos visitantes que se negaron a acatar las normas y los trabajadores de los establecimientos del lugar; junto con la colocación de vallas, la policía municipal de Progreso llevó a cabo el monitoreo del sitio a través de las cámaras de seguridad, perifoneo por los alto parlantes ubicados en las instalaciones de vigilancia, perifoneo por medio de las patrullas de la policía turística y finalmente con la invitación de parte del personal uniformado de forma directa a las personas presentes en el sitio.

Todas estas medidas al mismo tiempo que generaron el desalojo del espacio turístico, provocaron que diversos negocios dejaran de funcionar ante la falta de gente, lo que provocó el enojo y frustración de los trabajadores del sitio, quienes señalaron que estas medidas provocarán problemas sociales importantes, debido a que la población poco a poco se irá quedando sin dinero y los que trabajan para poder comer todos los días, ya han empezado a sufrir las consecuencias.

Meseros, masajistas, vendedores ambulantes, indicaron que la ausencia de turistas en un periodo que cada año era considerado como uno de los mejores, vino a golpearlos muy duro, así mismo comentaron que ellos no pueden quedarse sin trabajar, debido a que su situación económica no se los permite, ya que la mayor parte no cuenta con un salario fijo y de tenerlo, este resulta muy bajo para poder solventar los gastos de sus familias.

Por su parte las autoridades de seguridad pública de Progreso, señalaron que el cierre del malecón corresponde a las medidas necesarias para evitar brotes de contagios del Covid-19 en el puerto que pudieran poner en riesgo a sus habitantes, por lo que invitaron a los visitantes que tengan planes de llegar al puerto a abstenerse de hacerlo y permanecer en sus hogares, recordándoles que este periodo no es vacacional, sino que se lleva a cabo como medida sanitaria.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.