Basura en manglares da mala imagen del puerto.

Progreso, Yucatán a 15 de enero. Basura de manglares continúa siendo un tema difícil de resolver para las autoridades, siendo un factor negativo que daña los espacios naturales y da una mala imagen del puerto a los visitantes.

A lo largo de los años la basura en manglares a afectado a los ecosistemas, al mismo tiempo que va generando un mal aspecto para el sector turístico local, ya que gran parte de los atractivos naturales del puerto se encuentran contaminados con la presencia de desechos sólidos.

La clara muestra a de esta situación se suscita en toda la carretera al sur de Progreso y sus comisarías costeras, donde es posible observar decenas de toneladas de desperdicios sólidos, mismos que además de representar un problema para los ecosistemas locales, se han convertido en una mancha para el turismo; los cuales usan estos espacios para intentar mostrarle a los visitantes parte de la flora y fauna silvestre, nativa del lugar, la cual es cada vez más escasa.

De acuerdo con prestadores de servicios turísticos en Progreso, los tours ofrecidos como ecológicos, permiten llevar a turistas nacionales y extranjeros a los puntos de observación de flora y fauna local, siendo estos espacios los que se han visto más afectados por la presencia de basura en cada sitio de dicho entorno, lo que genera críticas por parte de los visitantes, quienes cuestionan sobre las medidas implementadas para evitar toda esta contaminación, dejando en evidencia con ello la falta de cultura ecológica de la comunidad en general a pesar de las limpiezas que han implementado grupos ecológicos y las propias autoridades.

Áreas comúnmente usadas por aves exóticas como flamencos para su descanso y caza, son evidentemente afectadas por la presencia de llantas, electrodomésticos y diversos tipos de residuos plásticos, los cuales en más de una ocasión han sido causa del fallecimiento de más de un ejemplar, así mismo a las entradas de puntos estratégicos para la observación de dichas aves, se encuentran bolsas enteras de desperdicios, muebles y demás objetos que afectan la vista natural del lugar.

Ante esta situación ecologistas y diversos grupos de protección al ambiente, se han proclamado en contra del arrojo de basura en las zonas de humedales y con ellos se han unido diversos actores del sector turístico local, quienes debido a esta situación ven en peligro su fuente de empleo.

Por su parte las autoridades han señalado la necesidad de colaboración por parte de los habitantes, ya que a pesar de la creación de la policía turística y las fuertes sanciones que se han aplicado por más de un año, a quienes han sido atrapados arrojando desperdicios en esta y otras áreas, aún existen vecinos y diversos personajes de la comunidad que llevan a cabo este tipo de prácticas, convirtiendo a los manglares en basureros clandestinos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.