A la baja visita de turistas de crucero en el puerto de Progreso.

Progreso, Yucatán a 07 de septiembre. Turistas extranjeros provenientes de Cruceros, continúan viendo a Progreso, como área de paso en donde menos del 20% del total de pasajeros decide quedare en el puerto, hecho que impacta negativamente al sector turístico local.

Ante la falta de rumbo por parte de las autoridades turísticas de Progreso, respecto de un plan para la atracción de vacacionistas al puerto, el porcentaje de visitantes extranjeros provenientes de los cruceros que semana a semana llegan a Progreso, van en decremento, haciendo que las playas de la comunidad luzcan cada vez menos concurridas.

Por su parte los diversos servicios de tours y paseos a zonas arqueológicas y zonas costeras del estado  han tenido un aumento impresionante en la región, mismos que manifiestan tener que llevar a cabo este tipo de negocios para poder ganarse la vida, ya que al no haber un atractivo realmente interesante para el extranjero en el puerto el cual se le pueda mostrar, es necesario llevarlo a diversos puntos del estado a comunidades que si tienen atractivos que ofrecer para que estos tengan una buena impresión de su vista a Yucatán.

Por su parte los prestadores de servicios turísticos, restauranteros y artesanos del malecón y sus inmediaciones, se mostraron cada vez más decepcionados ante cantidad de gente que llega al malecón durante los días de crucero, argumentando que cada vez es menos redituable abrir sus establecimientos, ante los bajos niveles de venta; comentaron que a pesar de que el API, reporta incrementos en las cantidades de visitantes que arriban al estado vía marítima, la situación en Progreso es cada vez más crítica, ya que el puerto únicamente es visto como punto de paso para los visitantes, ya que la mayor parte de estos deciden dirigirse a otros sitios antes que quedarse en la playa.

Mientras tanto las autoridades municipales, se han mostrado ineficientes en planear estrategias que puedan despertar el interés de los turistas en el puerto, argumentando la falta de recursos, inversión privada y espacios para la construcción de atractivos que generan visitas y expectación.