Vigilando la Costa Yucateca.

Progreso, Yucatán a 09 de noviembre. En la aportación anterior comentamos sobre la navegación de los mayas por  la Península y más allá, como ellos fueron quienes ubicaron los primeros puntos de vigía a lo largo de la costa. Al llegar los españoles e imponer su conquista y dominación sobre los mayas estos ya se encontraban divididos entre ellos, conformados en “cacicazgos”, algo así similar a pequeños reynos donde el poder lo ejercía en cada zona una familia y este mismo cargo era por lo común hereditario, algo parececido a lo que aún hoy en día sucede en cada región de nuestra península donde claramente se identifica en cada población a los líderes socioeconómicos quienes ejercen su poder aunque de manera velada, de ellos o de su aprobación siguen saliendo las propuestas a candidatos gubernamentales.

Ya establecidos los españoles coloniales en sus tres principales cuidades que eran la villa de Campeche, la ciudad de Mérida y el villa de Valladolid, pues se dedicaron a familiarizarse con la Provincia entera, primero tierra adentro para poder establecer encomiendas y estancias agrícolas productivas, por mencionar alguna iniciaron la siembra de caña de azúcar, que eran desconocida aquí, así como la producción de añil, extracción de miel, empezar el fomento de la ganadería caballar y bovina y demás actividades.

La costa no tuvo en un principio mayor interés colonial más allá que obtener pescado y sal, se le veía como el puerto de comercio marítimo a través de Campeche. Hasta que un día fueron víctimas en la villa de San Francisco de Campeche del saqueo por parte de piratas de naciones enemigas a España, y es ahí cuando se replantean la necesidad de tener “vigías” de observación en la costa para prevenirse dando aviso ante el avistamiento de barcos en la mar. Se autoriza en 1561 por el Rey Felipe II la construcción de estos vigías y la contratación de encargados, quienes tenían  que ser españoles o descendientes de españoles por motivos de seguridad.  Quedó establecidos entonces el trabajo de “vigía de la costa”  estos tenían como toda infraestructura alguna choza de madera y techo de huacno para vivir y una torre de madera construida en las playas a la cual tenían la obligación de subirse a otear el horizonte varias veces al día y en caso a avistar un barco tratar de identificarlo y notificar de su paso a las autoridades más cercanas hasta  que la información llegase a la capital.

 

Los vigías se dedicaban a diversas actividades durante el día para completar su gasto diario, una de las acciones que comúnmente practicaban era de la tolerancia aduanal, pues los barcos de comercio solo podían fondear en los puertos autorizados y bajo ninguna circunstancia salvo en casos de tormenta se les permitía anclar más no bajar tierra sus mercancías, ahí era donde el empleo se volvía lucrativo, pues no faltó quienes permitían el contrabando de productos extranjeros que sigilosamente se desembarcaban con la complicidad de los vigilantes. Todo marchaba con regularidad podríamos decir hasta que a finales del siglo XVII unos cambios por cédula real modificaron la manera de designar a los subdelegados de las regiones de la provincia, era ahora el Rey y no los gobernadores quien asignaba el cargo. Esto ocasionó un cambio del control aduanal relegando a la capital que de Mérida y  tener ahora que reportar al partido delegacional que para la costa era Izamal. El delegad asignaba el control de la vigilancia con gente subordinada suya y con ello el poder comercial de los acostumbrados trafiques costeros.

Este sistema de vigilancia se mantuvo inalterado durante la época colonial y perduró hasta fines del siglo XIX según documentan algunos historiadores. Es el origen de los posteriores faros y luces de posición en las costas que hoy conocemos, si bien ya la función de los faros es la señalización de puntos geográficos específicos y no la identificación de los barcos que navegan ni el control de aduanas.

En Yucatán tenemos muy bonitos faros y edificios que todos valen la pena visitar y disfrutar, de ellos hablaremos pronto…..

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.