Desarrollo del Corchito.

Progreso, Yucatán a 11 de enero. Iniciado hace 26 años atrás, “El corchito” dio inicio como un lugar de esparcimiento local, que tras la destrucción ocasionada por el huracán “Gilberto” comenzó a ser rescatado por una agrupación local que posteriormente sería denominada SSS El Corchito.

De acuerdo con los integrantes del SSS (Sociedad de Solidaridad Social) El Corchito, actuales “guardaparques” del espacio y fundadores del sitio, el corchito ha existido desde hace ya muchos más años, siendo un sitio de paseo para las familias locales, primordialmente para jóvenes de Progreso, quienes en pequeños botes a remo o cruzando el espacio de agua a pie, atravesaban la ciénaga para llegar a los ojos de agua del lugar.

Desafortunadamente tras el impacto del huracán “Gilberto” en el año de 1988, la zona quedó totalmente destruida escondiendo los ojos de agua del lugar, luego de que árboles y vegetación del sitio cayera en los caminos que daban acceso a estos, años más tarde cerca del año 1990 un grupo de personas que posteriormente conformaría la sociedad cooperativa “El Corchito”, dio inicio a los trabajos de limpieza del lugar, apoyados por el gobierno del estado a través de diversos programas, la zona fue rescatada y restaurada, iniciándose de esa manera la primera etapa del lugar.

Sin rumbo fijo y con la idea únicamente de trasladar a los visitantes a dicho lugar, los integrantes de la sociedad cooperativa permitían el acceso de comida y bebidas al espacio, mismo que rápidamente fue adoptado como área de ingesta del alcohol y comenzó a convertirse en un problema debido a la acumulación de basura, sin embargo en 2009, la cooperativa con miras explotar el sitio reglamento el espacio como un sitio familiar, prohibiendo el ingreso de bebidas alcohólicas, lo cual fue bien recibido por la comunidad quien a través de las invitaciones boca a boca hicieron popular el sitio en el municipio y posteriormente al interior del estado.

Aun con esto el lugar presentaba carencias en equipo y las condiciones al interior carecían de los servicios esenciales para el cuidado ambiental, por lo que en 2011 la agrupación de habitantes que fundo el espacio, recibió una multa por parte de PROFEPA debido a la tala de manglar y daños al medio ambiente con las adecuaciones realizadas a lo que en ese entonces se conocía como embarcadero, multa que fue librada al notarse el potencial del sitio donde los integrantes del grupo fundador coincidieron en la necesidad de entregar el espacio a la administración estatal, quedando inaugurado el parador ecoturístico en agosto del 2015.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.